Martes, 16 Diciembre 2014 13:56

Acabó la COP20, ¿cómo traducirla al lenguaje ciudadano?

Escrito por 

COP20Un sentir ciudadano a favor de la calidad de vida es palpable. Menos contaminación, más espacios verdes y fácil acceso a transporte limpio y digno. A medida que estas aspiraciones entran en el imaginario ciudadano se crean condiciones favorables para el uso de energía renovable. Este año una petición en línea ha pedido a los gobiernos optar por la energía limpia al 100 por ciento y 2.2 millones de personas en el mundo la apoyaron. La Marcha Popular por el Clima del 21 de septiembre también marcó un hito. Más de 400.000 ciudadanos caminamos pacíficamente por las calles de Manhattan apoyados por 3.000 actos que iban desde Bogotá hasta Sydney. Hubo marchas en 166 países con lúcidas expresiones ciudadanas a favor de una economía que no dañe la salud de las personas, que crezca a través de energía renovable y sea justa.

Al ciudadano latinoamericano le preocupa el cambio climático según lo muestra una encuesta del BID. Sabe que es un problema real y que puede llegar a impactar su entorno. Ya el 2 de noviembre oímos a la comunidad científica internacional, el IPCC, publicar su más reciente y sólida confirmación de la realidad y urgencia de cambio climático. El mensaje fue claro: la pregunta no es si existe o no el cambio climático sino cómo y cuándo hacer desde ya.

Hace pocos días concluyó en Lima Conferencia del Clima de las Naciones Unidas y la gran mayoría de ciudadanos en América Latina no se enteró. La “COP20” (la veinteava conferencia de las partes según siglas en inglés) consistió en dos semanas de negociaciones entre gobiernos que fueron complementadas por innumerables actividades paralelas.

¿Qué se esperaba de la COP? Salir con un borrador de texto que pueda ser negociado en 2015 y acordado en diciembre 2015 en París y así fue. Un pilar del acuerdo de París serán medidas que cada país autodeterminará – las “contribuciones nacionales” (o “INDCs” por sus siglas en inglés). Dado que los gobiernos escogen sus propias acciones, estas deberían ser negociadas domésticamente de forma transparente. Esto presenta una oportunidad para integrar prioridades ciudadanas en dichas contribuciones.

Traducir las negociaciones al lenguaje ciudadano

El proceso que llevará a un acuerdo en París el próximo año ofrece una oportunidad vital para la sociedad latinoamericana: Debemos integrar las prioridades ciudadanas en materia de desarrollo y calidad de vida en los compromisos climáticos que asumirán los gobiernos.

Propongo pasos básicos para que acercar a los gobiernos y negociadores a la ciudadanía:

  • Coloquios: Los negociadores deben explicar la posición nacional de cara al acuerdo de París 2015. Se deberá publicar en línea la posición nacional antes de las reuniones en 2015 y la composición de la delegación.
  • Traducción: Ahora que ha concluido la COP20 se deben “traducir” los resultados en y explicar las expectativas para el acuerdo de París 2015 en lenguaje no-técnico.
  • Consultas: Antes de Marzo 2015, se deben consultar públicamente las prioridades nacionales a ser llevadas a París 2015 para evitar una posición nacional que solo refleje la postura del equipo negociador.
  • Preparación: Crear condiciones favorables en la opinión pública para la adopción de compromisos nacionales de cara al acuerdo climático de París. Estos compromisos deberán recibir apoyo fuera del gobierno.

Hay mayor conciencia de la necesidad de transparencia de cara a la sociedad civil. Se siente la presión de no negociar a puerta cerrada. La Asociación Independiente de América Latina y el Caribe (AILAC), creada en 2012 por Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Perú, pone en línea sus posiciones desde 2014. Este año, Brasil también ha iniciado un proceso de consultas públicas para explicar su posicionamiento hacia París 2015 e interactuar con la sociedad civil. Chile y México han iniciado sus consultas públicas también.

Medidas urbanas son clave

En América Latina, la agenda urbana es el vínculo natural entre la ciudadanía y los compromisos de reducción de emisiones. Las acciones climáticas enfocadas a mejoras en el transporte público deben y pueden ser una de las bases de nuestros compromisos para reducir emisiones y no aumentarlas en el futuro. Estas medidas reducirían la contaminación, ayudarían a quemar menos combustibles fósiles, y esto ayudaría no solo a combatir el cambio climático sino a aumentar la calidad de vida en las ciudades. De hecho una encuesta del BID a 5.000 ciudadanos reveló que el transporte es una de las cinco grandes prioridades.

Hay precedentes innovadores en esta línea. En Chile, Michelle Bachelet ganó apoyo para “un impuesto verde” que le pone precio al carbono proveniente de autos como parte de una gran reforma fiscal. En la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, Luis G. Solís, Presidente de Costa Rica, anunció que la inversión en un tren metropolitano sería uno de los pilares para que mi país sea carbono neutral en 2021. Es conocido también que Colombia ha sido pionero en cuanto a medidas en transporte limpio.

Cerca del 82% de la población latinoamericana vive en ciudades lo cual representa el índice de urbanización más alto del planeta. Nuestra región tiene las condiciones idóneas para – y la obligación moral de – integrar una nueva visión de desarrollo urbano en nuestros compromisos climáticos a partir de 2020. Que el calor de las negociaciones no eclipse esta realidad ciudadana en América Latina.

Es hora de hacer la transición del transporte sucio, caótico e indigno a un sistema moderno, público y limpio. Tendría beneficios para el clima y para la vida cotidiana de millones de personas. La COP en Lima debe marcar un punto de inflexión: una nueva consciencia de que lo llevado por los gobiernos en el marco del Acuerdo de París 2015 sólo será exitoso en la medida que refleja prioridades consensuadas con la sociedad.

* Dra Mónica Araya, economista costarricense, Fundadora y Directora de Nivela y Costa Rica Limpia. Fue-negociadora en cambio climático por Costa Rica. Puede seguirla en @MonicaArayaTica Esta columna es una adaptación de previos artículos publicados en La República (Perú) y El Blog Climático del BID.

Leído 2332 veces Modificado por última vez el Martes, 10 Febrero 2015 19:15
Monica Araya

Dr. Mónica Araya is Costa Rican expert on climate and low-carbon development who has worked on sustainability issues for over 20. She is Founder and Director of Costa Rica Limpia - a citizen platform to advance new thinking on environment, development and democracy. She was negotiator for her country in the climate negotiations. She collaborates frequently with leaders in government, business, academia, non-profits and think tanks in several countries. She is a member of the Steering Committee of the UNEP Emissions Gap Report and Co-Chair of the
Latin American LEDS Platform. She obtained a Masters in Economic Policy at Universidad Nacional in Costa Rica and Master and Doctorate in environmental management from Yale University.
For publications see www.monica-araya.com and www.costaricalimpia.org

La Dra. Mónica Araya es una experta costarricense en cambio climático y desarrollo bajo en carbono. Es Fundadora y Directora Ejecutiva de Costa Rica Limpia, una plataforma ciudadana para promover nuevos planteamientos en desarrollo, ambiente y democracia. Ha sido negociadora por su país, Costa Rica, en las negociaciones del clima. Colabora regularmente con líderes en el sector gubernamental, empresarial, academia, entidades sin fines de lucro y think tanks en varios países. Es miembro del Comité Directivo de la PNUMA Emissions Gap Report y Vice Presidenta del Comité Directivo de la Plataforma Latinoamericana LEDS. Obtuvo una Maestría en Política Económica de la Universidad Nacional de Costa Rica y una Maestría y Doctorado en gestión ambiental en la Universidad de Yale.
Para sus publicaciones ver www.monica-araya.com y www.costaricalimpia.org

Información

PCL

© 2010 Plataforma Climatica Lationamericana

Una iniciativa sin precedentes que busca construir respuestas desde América Latina al problema global del cambio climático

Disclaimer

Contacto PCL

Fundación Futuro Latinoamericano
Secretaría Ejecutiva

Plataforma Climática Latinoamericana
+593-2-223-6351
daniela.contreras@ffla.net

Dirección:
Guipuzcoa E16-02 y Av. La Coruña

Quito - Ecuador

En alianza con

FFLA    Fundación Futuro Latinoamericano Secretaría Ejecutiva de la PCL
     
AVINA    Con apoyo de Fundación AVINA