Miércoles, 05 Febrero 2014 12:02

Los nuevos detractores del pacto climático

Escrito por 
COP19_opening_(24) Históricamente, EE.UU. ha sido identificado como el principal detractor en las negociaciones climáticas internacionales, principalmente por su continua negativa a firmar el Protocolo de Kioto desde 1997. Posteriormente, con el fracaso de las negociaciones en la COP 15, las expectativas de contar con la cooperación de los EE.UU. cayeron aún más.
Sin embargo, desde que Obama inició su segundo periodo, ha llevado a cabo una serie de acciones importantes a nivel nacional como internacional, por lo que las naciones que conforman la Convención Marco miran a los EE.UU. con mayor esperanza de asegurar su cooperación. Durante la última reunión en Varsovia en la COP 19, los EE.UU. mantuvieron un perfil bajo, sin provocar mayor controversia. Al parecer su postura ha cambiado a no comprometerse a lo que saben que no es posible lograr, como una ratificación del Senado, ya que se encuentra cooptado por los republicanos que se niegan a actuar en contra del cambio climático. Su postura en la última ronda de negociaciones internacionales se caracterizó por buscar una salida al impase continuo al discutir las responsabilidades tanto de las naciones desarrolladas como de las naciones en vías de desarrollo, en aportar dinero para el mecanismo REDD+ y a cooperar en la negociación del mecanismo de daños y pérdidas que, aunque se opone a la compensación, no provocó un bloqueo en dichas negociaciones. No obstante, la comunidad internacional permanece escéptica ante los EE.UU., pese a que con Obama parece existir la posibilidad de una cooperación efectiva. EE.UU. parece ceder su etiqueta de principal detractor climático a otras naciones industrializadas como Japón, Canadá y Australia que, en últimos años y en especial durante la última ronda de negociaciones disminuyeron los compromisos pactados anteriormente, intentaron bloquear negociaciones y provocaron un ambiente hostil en general. Veamos brevemente los eventos más recientes en política nacional e internacional que hacen de estas naciones los nuevos detractores del pacto climático: Japón El país que fungió como cede para el surgimiento del Protocolo de Kioto comenzó a actuar como detractor al señalar que no firmaría un segundo periodo de compromisos del Protocolo, previo a la ronda de negociaciones de Doha en 2012. Después del desastre provocado por el tsunami en Fukuskima en 2011, Japón ha concentrado su política energética en cerrar sus 50 plantas nucleares, por lo que dependería de combustibles fósiles para suministrar energía al quinto país con más emisiones de gases de efecto invernadero. Esta situación sirvió para que durante la COP 19 Japón anunciara que el compromiso de reducir emisiones de 25% con respecto a 1990 para 2020 se sustituiría por sólo 3.5 % con respecto a los niveles de 2005, lo que en realidad implica un aumento de emisiones de 3.1 % de 1990 a 2020. Japón argumenta que el cierre de las 50 plantas nucleares es la razón para deslindarse de su compromiso. Sin embargo, según Climate Action Tracker, aún con esta situación, el gobierno japonés podría reducir sus emisiones en un 17-18%. Australia Con la elección de primer ministro de Tony Abbot, un conocido escéptico del cambio climático, la política ambiental de esta nación se ha venido abajo. Abbot desmanteló la Comisión Climática, encargada de brindar evaluaciones y divulgación del cambio climático en septiembre de 2013. Posteriormente recortó 409 millones de dólares del presupuesto de la Agencia de Energías renovables y planea desmantelar un proyecto de 9.4 mil millones de dólares en energías renovables. Además presionó a la legislatura para cancelar el impuesto a las emisiones de carbono en el país. En la escena internacional, 2013 fue el primer año desde 1997 en que Australia no llevó una delegación ministerial a las negociaciones climáticas. En su lugar, envió a gente poco preparada dedicada a bloquear las negociaciones, como fue atestiguado durante la reunión donde más de 130 países en vías de desarrollo abandonaron la sesión donde se discutía el mecanismo de daños y pérdidas mientras los delegados australianos disfrutaban botanas, vestidos en bermudas y camisetas. Este incidente aumentó la tensión en las negociaciones, amenazando el pacto de uno de los temas más importantes de la Conferencia de las Partes. Canadá Con la llegada del ministro Stephen Harper, Canadá dejó de ser un país en la vanguardia de la protección ambiental para convertirse en un ferviente impulsor de la fracturación hidráulica, principalmente en su provincia natal, Alberta. Actualmente las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por la fracturación hidráulica en Canadá representan el 8% de sus emisiones totales. Sin embargo, se espera que se duplique esta cifra en los próximos ocho a diez años. Esta estrategia económica basada en el petróleo se contrapone directamente con los compromisos climáticos adquiridos, por lo que Canadá anunció que no se comprometía a un segundo periodo del Protocolo de Kioto. De esta manera, Canadá está lejos de cumplir los acuerdos de Copenhague, donde prometió disminuir sus emisiones en un 17% por debajo de las emisiones de 2005 para 2020. En complicidad con las acciones del gobierno australiano, Stephen Harper publicó en Twitter una nota en la que felicitaba al gobierno australiano por su intención de acabar con el impuesto al carbono justo mientras se llevaba a cabo la COP 19 mostrando con ello la posición detractora de Canadá con respecto a las negociaciones climáticas internacionales forma deliberada y provocadora: “Canadá aplaude la decisión del primer ministro Abbott de introducir una legislación para repeler el impuesto al carbono. La decisión del primer ministro australiano será notada por el mundo y trasmite un mensaje importante.” Pese a que ninguno de estos tres países ocupa las últimas posiciones en el Climate Performance Index 2014 elaborado por Germanwatch y Climate Action Network, se debería considerar a estos países como los principales detractores del pacto climático en el presente por las siguientes razones: el momento en el que deciden abandonar sus compromisos y la actitud retadora, indiferente o cínica que sus delegados muestran en las negociaciones. Esta actitud se traduce en desconfianza entre las Partes, principalmente en un momento crítico cuando el tratado de 2015 se encamina a ser flexible y los compromisos serán sustituidos por contribuciones como explica Vieweg de Climate Action Network: “Su revisión [de compromisos] demuestra que el enfoque de abajo hacia arriba no funciona si los países simplemente pueden hacer a un lado sus promesas en cualquier momento ". El citado Climate Performance Index 2014 señala que ningún país se encuentra en camino para cumplir su compromiso de reducción de emisiones. Las acciones de estas naciones pueden desestabilizar un proceso multilateral ya deteriorado que busca la participación tanto de naciones desarrolladas como en vías de desarrollo. Será una gran responsabilidad de la conferencia organizada por Ban Ki-Moon en septiembre de este año y de Perú durante la COP 20 asegurar que la falta de compromiso de estas naciones no desemboque en una reacción en cadena entre las naciones en uno de los momentos más críticos para las negociaciones climáticas internacionales.
Leído 1681 veces Modificado por última vez el Martes, 10 Febrero 2015 18:52
Luis Fernández Carril

El Mtro. Luis Fernández Carril es candidato a doctor en Estudios Humanísticos con especialidad en Filosofía de la Ciencia por parte del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. Se especializa en las dinámicas de conflicto en las negociaciones climáticas internacionales y en el análisis epistemológico de la climatología. Como complemento a su formación, ha recibido diversos reconocimientos del United Nations Institute for Training and Research. Además ha impartido diversas conferencias sobre políticas internacionales del cambio climático y publicado en revistas arbitradas internacionales.

Información

PCL

© 2010 Plataforma Climatica Lationamericana

Una iniciativa sin precedentes que busca construir respuestas desde América Latina al problema global del cambio climático

Disclaimer

Contacto PCL

Fundación Futuro Latinoamericano
Secretaría Ejecutiva

Plataforma Climática Latinoamericana
+593-2-223-6351
daniela.contreras@ffla.net

Dirección:
Guipuzcoa E16-02 y Av. La Coruña

Quito - Ecuador

En alianza con

FFLA    Fundación Futuro Latinoamericano Secretaría Ejecutiva de la PCL
     
AVINA    Con apoyo de Fundación AVINA