Lunes, 04 Junio 2012 09:10

Un mayor rol para científicos latinoamericanos/as en la promoción de políticas climáticas robustas Destacado

Escrito por 
Por Guy Edwards, Victoria Elmore* y Jin Hyung Lee** El quinto Informe de Evaluación (AR5) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) está elaborándose y se programa su terminación para el 2013/14. Hay 84 autores contribuyentes latinoamericanos/as y del Caribe del total de 833. Al acercarnos a la fecha de publicación del informe, estos científicos/as tendrán que cumplir un rol primordial, promoviendo la importancia de las ciencias climáticas en América Latina y persuadiendo a sus gobiernos a crear políticas climáticas nacionales e internacionales robustas y ambiciosas. A su vez, los gobiernos regionales deben continuar incrementando los niveles de financiamiento y cooperación científica en las ciencias climáticas, dado el rol significativo que pueden cumplir en el desarrollo de las políticas en materia del clima.
Mientras que el número total de autores contribuyentes latinoamericanos/as ha incrementado desde el año 2007, el porcentaje de autores de la región más bien se ha reducido. En el año 2007, los autores latinoamericanos/as representaban el 12% del total de 620 autores/as contribuyentes al Cuarto Informe de Evaluación del IPCC. Ahora representan algo más del 10% del total, que es significativamente menos que las/los autores de otras regiones. Las/los autores de Europa representan el 32%, de los Estados Unidos representan el 25%, y de Rusia, Asia Central / Oriental e India representan el 16%. Los 84 autores latinoamericano/as representan a 14 países de la región incluyendo el Brasil, México, Argentina, Chile, Cuba, Trinidad y Tabago, Colombia, Costa Rica, Barbados, Guatemala, Jamaica, Perú, Uruguay y Venezuela. Dominan Brasil y México, que contribuyen el 30% y 26% de las/los autores de la región, respectivamente. Argentina (13%), Chile, y Cuba (7% cada uno) siguen. Estos cinco países también fueron los mayores contribuyentes al AR4 en el 2007. Brasil y México son los únicos países latinoamericanos que hacen aportes significativos al AR5, contabilizando cada uno el 3% del número total de autores. A estos porcentajes les hacen sombra los EEUU (que tiene más del 20% de todos los autores/as del AR5) y el Reino Unido (8%), pero son comparables a China (5%), Alemania, Australia, Francia, e India (todos 4%). Aunque América Latina está a la zaga a comparación de las demás regiones, se ha convertido en la segunda región del mundo en su ritmo de crecimiento del desarrollo científico, después de Asia. La Institución Scimago de España, en su Informe Mundial del 2011, sugiere que las instituciones de educación superior en Brasil, México, Argentina, Chile, Colombia, Venezuela y Cuba, por orden descendente, produjeron el mayor volumen de trabajo científico en la región durante la última década. Sin embargo, la región sigue atrasado en su producción científica. Aunque América Latina constituye el 8,5% de la población mundial, alberga apenas un 3,5% de la comunicación científica internacional e sólo un 4,9% de las publicaciones científicas. Los limitados logros científicos de la región pueden atribuirse a la escasez de financiamiento. Los países latinoamericanos invierten aproximadamente el 0,6% de su PIB en investigación y desarrollo – un tercio del promedio mundial – y la mayor parte de este dinero se canaliza hacia unas pocas universidades grandes. Esto explica en parte por qué América Latina depende de la experticia externa para realizar su investigación científica. Sin embargo, la concentración de la capacidad investigativa en lo climático dentro del sistema universitario latinoamericano se hace cada vez más evidente, especialmente en las universidades con financiamiento fuerte. Las instituciones nacionales o particulares emplean a la vasta mayoría de los autores latinoamericanos/as del AR5, siendo la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidade de Sao Paulo, Brasil, los mayores contribuyentes institucionales. Esta tendencia también estaba aparente en el AR4, reflejando la disponibilidad financiera y de otros recursos para la investigación. Según la Alianza de Clima y Desarrollo (CDKN, por su siglas en inglés), la investigación latinoamericana tiende a enfocarse en los aspectos naturales antes que los sociales del cambio climático.[i]  Se necesita más investigación que relacione los impactos del cambio climático con los factores como la pobreza, la seguridad humana, el comercio y los recursos naturales. Es alentador que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas está aliándose con académicos universitarios latinoamericanos/as, lo que demuestra el interés de la región en la economía del cambio climático. El financiamiento científico en América Latina está creciendo, a medida de que los países de la región muestren mayor interés en los beneficios de las ciencias para mejorar sus políticas. Argentina y Brasil, en el intento de superar los obstáculos que limitan sus programas científicos universitarios, están financiando a investigadores/as para que colaboren con colegas europeos y norteamericanos para adquirir las metodologías científicas que podrán utilizar en sus países. Venezuela ahora requiere donaciones de las compañías grandes para financiar la investigación sobre el clima, la innovación energética, los materiales de construcción y el desarrollo urbano. Estas iniciativas nacionales ilustran los crecientes esfuerzos que están haciendo los países latinoamericanos por adelantar su investigación y participación en la ciencia del cambio climático. También parece que hay una relación entre el número de científicos/as que aportan a los Informes de Evaluación del IPCC y lo progresistas de las políticas de ese país en materia del cambio climático, con énfasis en la importancia de la ciencia para la formulación de políticas. En el caso de Brasil y México, sus mayores inversiones nacionales en las ciencias han ayudado a desarrollar y promover agendas nacionales de políticas sobre el cambio climático que ofrecen experiencias útiles para los demás países. Ya que el progreso científico cumple un rol significativo en la formulación de políticas nacionales e internacionales sobre el cambio climático, los países latinoamericanos deben seguir aumentando sus niveles de financiamiento y cooperación para la ciencia. Mientras que las universidades latinoamericanas han formado redes con otras universidades en Europa y Norteamérica o con sus propios gobiernos, no obstante hay poca colaboración regional. Las universidades latinoamericanas podrían beneficiarse combinando sus recursos para financiar la investigación e incrementar los niveles de cooperación en temas climáticos pertinentes a su región y sub-regiones. Los gobiernos latinoamericanos y su sector privado deberán continuar ampliando toda la gama de políticas para promover y desarrollar sus antecedentes y capacidades científicos nacionales, particularmente en materia del cambio climático, para incrementar la representación regional en los Informes de Evaluación del IPCC y las reuniones internacionales sobre el cambio climático. Esta representación es esencial para asegurar que haya voces y experticia latinoamericanas al nivel más alto de las ciencias climáticas internacionales y el proceso respectivo de negociación. A continuación de la COP17 en Durban y la decisión de celebrar un nuevo acuerdo internacional sobre el clima para el año 2015, programado para que entre en vigencia para el 2020, se requiere la acción sostenida para persuadir y presionar a los niveles de políticas para que reconozcan la urgencia de la situación. Es crucial que los científicos latinoamericanos/as contribuyan al esfuerzo por lograr mayor acción en materia del cambio climático, para asegurar que la revisión para el año 2015 del Informe AR5 del IPCC sea el catalizador para conseguir un acuerdo internacional ambicioso antes que más retrasos en negociaciones de la CMNUCC.    

[i] Felipe Colon, Peter Newell y Lucila Newell (2011) CDKN Research Mapping Study: Latin America, documento inédito. *Tory Elmore está estudiando para su título de pregrado en Estudios Ambientales en la Universidad Brown. Ella enfoca sus cursos e investigación en los aspectos de la Justicia Ambiental tanto en los EEUU como en otros países. **Jin Hyung Lee está en su segundo año de pregrado en la Universidad Brown, con concentración en Estudios Ambientales. Ella enfoca sus principales intereses académicos en la conservación y manejo forestales.
Leído 1270 veces Modificado por última vez el Miércoles, 11 Febrero 2015 17:09
Guy Edwards

Guy Edwards is a Research Fellow at the Center for Environmental Studies, Brown University, where he manages a research project on the politics of climate change in Latin America. Along with co-author, Professor Timmons Roberts, he is currently writing a book on Latin American leadership on climate change for MIT Press. He has also written various academic papers, policy briefs and op-eds for a number of different publications. As co-founder of Intercambio Climático and formerly co-editor of the website, Guy has worked closely with the Latin American Platform on Climate and the Latin American office of the Climate and Development Knowledge Network. He has also worked for the Overseas Development Institute, the consultancy River Path Associates and as the resident manager of the Huaorani Ecolodge in the Ecuadorian Amazon.

Web: twitter.com/guyedwards

Información

PCL

© 2010 Plataforma Climatica Lationamericana

Una iniciativa sin precedentes que busca construir respuestas desde América Latina al problema global del cambio climático

Disclaimer

Contacto PCL

Fundación Futuro Latinoamericano
Secretaría Ejecutiva

Plataforma Climática Latinoamericana
+593-2-223-6351
daniela.contreras@ffla.net

Dirección:
Guipuzcoa E16-02 y Av. La Coruña

Quito - Ecuador

En alianza con

FFLA    Fundación Futuro Latinoamericano Secretaría Ejecutiva de la PCL
     
AVINA    Con apoyo de Fundación AVINA