Martes, 01 Febrero 2011 15:18

El Dialogo de Cartagena: Una Alianza Sui Generis en las Negociaciones Climáticas Destacado

Escrito por 

El 11 de diciembre pasado la comunidad internacional fue categórica en la Cumbre Climática de las Naciones Unidas: “optamos por consenso”. *  Las divisiones entre países aún prevalecen y los Acuerdos de Cancún no garantizan la seguridad climática, pero ese día ganó el espíritu pragmático que necesitaban las negociaciones bajo Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático (CMNUCC) para reponerse de la lesión de Copenhague.  El resultado de la Cumbre – y la destreza diplomática mexicana y de la Secretaría de Convención - sorprendieron incluso a los comentadores más optimistas (que eran pocos).
Poco más de un mes después, la pregunta es cómo diseñar aumentar la ambición de los esfuerzos y cómo darles la forma jurídica adecuada. En el siglo XXI una marco global que garantice la seguridad climática requiere poner de acuerdo entre Estados Unidos y China—el “G2” las dos principales economías y los dos mayores emisores de gases de invernadero del mundo. Y no hay una solución aún para resolver este rompecabezas geopolítico. Pero la parálisis del “G2” no debe reducirnos a un rol de observadores pasivos y mucho menos a un papel de víctimas. En Cancún los países pragmáticos y progresistas –sobretodo los pequeños y que tenemos más que perder si hay un colapso de la diplomacia— optamos por ser proactivos y propositivos. Tuvimos una Presidencia mexicana paciente y abierta al diálogo para que Cancún diera la señal clave necesaria: no hay solución definitiva (en mitigación y su forma jurídica) pero si hay un camino intermedio la construcción de una arquitectura climática.  Esa noche –y pocas veces esto ocurre—la comunidad internacional rebatió el disenso. Para los países progresistas esto fue un logro y aún lo celebramos. Pero detrás del telón hubo dinámicas importantes y Cancún mostró también que las alianzas por el clima pueden y deben incorporar voces de los países en desarrollo y a los países desarrollados. Abrir nuevos diálogo es el mejor antídoto para la parálisis porque sólo así se contrarresta, con propuestas de calidad, los impulsos unilaterales de aquellos que por ser grandes o ser inflexibles (o ambos) amenazan con romper el consenso. Una dinámica prometedora que tuvo lugar en Cancún, y en la cual participé, fue la el Diálogo de Cartagena para la Acción Progresista. En mi opinión es la plataforma más imaginativa y constructiva que existe en las negociaciones climáticas actualmente. ¿Qué es el Diálogo de Cartagena? Este Diálogo surgió como un esfuerzo espontáneo e informal de elaborar textos de negociación en Copenhagen. Dado el amargo resultado de la COP15, un pequeño grupo de negociadores/as decidió rescatar el trabajo en conjunto y convertirlo en una plataforma positiva.  La crisis activan las ideas más diestras. Fue así como se gestó espacio informal, abierto a los países con ideas afines: construir un régimen ambicioso, comprensivo y jurídicamente vinculante a través de posiciones constructivas y tengan como objetivo continuar con o promover economías de bajo carbono  en el mediano y largo plazo en el ámbito doméstico. La meta principal de estos países es que las negociaciones avancen y que tienen la voluntad de trabajar juntos positivamente y proactivamente dentro de y con otros grupos regionales. Por ejemplo, en el Diálogo de Cartagena discutimos abiertamente el razonamiento detrás de las distintas posiciones  (“¿Qué quiere país X lograr con esto y por qué?”), aclaramos malentendidos (“¿He escuchado que tu bloque se opone a Y, es verdad?”) para explorar áreas deconvergencia en las negociaciones (“Que les parece un párrafo que sugiera....”). Pero lo que hay que aclarar es que este Diálogo no es una bloque negociador y no tiene la intención desafiar los bloques de negaciones.  El diálogo es un foro de discusión para el intercambio de opiniones y para explorar opciones y textos que puedan generar apoyo de otras partes y consenso. ¿Por qué Diálogo de Cartagena? El nombre se debe a que la primera reunión del Grupo tuvo lugar en Cartagena en Colombia en Marzo de 2010. El Diálogo se reunió en las islas Maldivas en julio de 2010 y por tercera vez en Costa Rica (Octubre-Noviembre de 2010).  También hubo reuniones informales en Bonn y en Tianjin, China. En 2010 participaron en una o más reuniones: Antigua y Barbuda, Australia, Bangladesh, Bélgica, Chile, Colombia, Costa Rica, Etiopía, la Comisión Europea, Francia, Alemania, Ghana, Guatemala, Indonesia, Malawi, Maldivas, Islas Marshal, México (como Presidente de la  COP16), Países Bajos, Nueva Zelandia, Noruega, Panamá, Perú, Ruanda, República Dominicana, Samoa, España, Tanzania, Tailandia, Timor-Leste, Reino Unido y Uruguay. Lo más inspirador del Diálogo es ese inusual y refrescante espíritu constructivo en que procede el intercambio de ideas. Son discusiones francas fuera de los salones de negociación formal de manera que hay espacio seguro para explorar áreas de interés común en un ambiente fluido y sin presiones.   Se respira una ambiente de confianza –muy diferente al que prevalece en las plenarias que tienden a ser polarizante y que lleva a la parálisis. De Cancún a Durban Dadas las frágiles condiciones políticas de cara a Cancún, un objetivo clave durante 2010 de cara a la cumbre en México era lograr convergencia.  Necesitábamos sentar el precedente de que era posible un acuerdo que capturar aquello con lo cual ‘podemos vivir’ aunque no tienen el cien por ciento de que mi país individualmente quiere (e incluso si tiene algunos párrafos que no nos gustan del todo).   Y se logró. En Cancún el Diálogo de Cartagena se reunió diariamente a la 1pm y muchas veces lo hicimos en las noches en subgrupos para buscar textos de consenso, para tomar el pulso a las negociaciones y para explorar estrategias frente a los países más inflexibles. La próxima reunión del Diálogo será en Malawi en Marzo de 2011.  Allí tendremos un intercambio de ideas sobre como hacer aportes positivos y estratégicos de cara a la COP17 en Durban. Llegar a acuerdos entre gobiernos de casi 200 países es complejo – y muchas veces frustrante. No hay una receta para el éxito. Pero sabemos los ingredientes: disciplina, mejores oídos y menos gritos.  Con el Diálogo hemos explorado como funciona la “ingeniería de la convergencia” y lo innovador es que hemos articulado la única plataforma informal que incluye tanto a países en desarrollo como a desarrollados.  El reto en 2011 es inyectar la ambición y certidumbre jurídica para acercarnos hacia los objetivos de seguridad climática que nos pide la ciencia – y la conciencia. * Sabemos que Bolivia tuvo objecciones pero los abogados internacionales nos han recordado que consenso no significa unanimidad.
Leído 2200 veces Modificado por última vez el Martes, 10 Febrero 2015 19:21
Monica Araya

Dr. Mónica Araya is Costa Rican expert on climate and low-carbon development who has worked on sustainability issues for over 20. She is Founder and Director of Costa Rica Limpia - a citizen platform to advance new thinking on environment, development and democracy. She was negotiator for her country in the climate negotiations. She collaborates frequently with leaders in government, business, academia, non-profits and think tanks in several countries. She is a member of the Steering Committee of the UNEP Emissions Gap Report and Co-Chair of the
Latin American LEDS Platform. She obtained a Masters in Economic Policy at Universidad Nacional in Costa Rica and Master and Doctorate in environmental management from Yale University.
For publications see www.monica-araya.com and www.costaricalimpia.org

La Dra. Mónica Araya es una experta costarricense en cambio climático y desarrollo bajo en carbono. Es Fundadora y Directora Ejecutiva de Costa Rica Limpia, una plataforma ciudadana para promover nuevos planteamientos en desarrollo, ambiente y democracia. Ha sido negociadora por su país, Costa Rica, en las negociaciones del clima. Colabora regularmente con líderes en el sector gubernamental, empresarial, academia, entidades sin fines de lucro y think tanks en varios países. Es miembro del Comité Directivo de la PNUMA Emissions Gap Report y Vice Presidenta del Comité Directivo de la Plataforma Latinoamericana LEDS. Obtuvo una Maestría en Política Económica de la Universidad Nacional de Costa Rica y una Maestría y Doctorado en gestión ambiental en la Universidad de Yale.
Para sus publicaciones ver www.monica-araya.com y www.costaricalimpia.org

Información

PCL

© 2010 Plataforma Climatica Lationamericana

Una iniciativa sin precedentes que busca construir respuestas desde América Latina al problema global del cambio climático

Disclaimer

Contacto PCL

Fundación Futuro Latinoamericano
Secretaría Ejecutiva

Plataforma Climática Latinoamericana
+593-2-223-6351
daniela.contreras@ffla.net

Dirección:
Guipuzcoa E16-02 y Av. La Coruña

Quito - Ecuador

En alianza con

FFLA    Fundación Futuro Latinoamericano Secretaría Ejecutiva de la PCL
     
AVINA    Con apoyo de Fundación AVINA