Imprimir esta página
Martes, 14 Diciembre 2010 08:59

Desbordados Gobiernos y ONU en Cancún Destacado

Escrito por 
Diversas iniciativas en curso, naciendo, o anunciadas para el futuro, están desbordando el marco de las Naciones Unidas, y hasta de gobiernos nacionales, reflejando la insuficiencia de estas instituciones, para gestionar el cambio climático. Quizás la iniciativa Yasuní, llevada a cabo por Ecuador, es la que mejor refleja el desborde a las Naciones Unidas. Es voluntaria, no pertenece ni al protocolo de Kyoto, ni al Convenio Marco para el Cambio Climático de la ONU, y por lo tanto, no es “oficial” mundialmente. La única relación, es haber sido presentada en Cancún, aprovechando la conferencia climática.
Muchos países europeos ya comprometieron cantidades importantes de millones de dólares, para respaldar Yasuní. Pero también lo han hecho ciudades, como una de Bélgica que anunció su aporte, al calor del entusiasmo, durante la presentación de la iniciativa, casi quitándole la palabra al presidente Rafael Correa. A los pocos días, se anunció el primer aporte proveniente de una Fundación, respaldando la iniciativa con un millón de dólares. Pero como está diseñada, hasta un niño con acceso a internet, podría aportar algunos centavos de dólar, para respaldar la iniciativa Yasuní. Consiste en que Ecuador renunciará a explotar el 20% de sus reservas petroleras, que se encuentran bajo Yasuní. Allí existe gran diversidad biológica y cultural, pues hasta se habla de grupos indígenas no contactados. Así se evitaría emitir “407 millones de toneladas de gases causantes del cambio climático, a cambio de la mitad del dinero que recibiríamos por explotar ese petróleo”, explicó Tarcisio Granizo, representante gubernamental del proyecto. “Se lo invertiría en Desarrollo Sostenible, mejorando la calidad de vida de los pobladores locales y, al mismo tiempo, conservando toda esa riqueza biológica”, aclaró. Si las Naciones Unidas son desbordadas por iniciativas como Yasuní, también lo son los Gobiernos Nacionales por otras. Veintidós Estados de Norteamérica, ya tienen convenios climáticos vinculantes, a pesar de la posición opuesta del Gobierno Federal, explicó Manuel Rodríguez, el primer ministro de Medio Ambiente que tuvo Colombia. También mencionó que el conocido Estado petrolero de Texas, será el principal productor de energía eólica, en una clara muestra que la actividad empresarial puede adelantarse favorablemente a los gobiernos, sin esperar legislación, normas, o incentivos. Entre los casos que se conoció, el del Brasil quizás sea la más clara muestra de influencia empresarial beneficiosa a los gobiernos. El gobierno había tomado la decisión de participar, pero no ser protagonista mundial en las negociaciones de cambio climático. Consideraba que era una tarea de Estados Unidos y China, pero no del Brasil. Sin embargo, las 40 empresas más grandes del Brasil, trabajando asociadas, reconocieron la importancia del cambio climático, establecieron objetivos de reducción de emisiones para ellas mismas, además de otras medidas, y lo comunicaron conjuntamente a la sociedad. Esto desencadenó la modificación de la postura del Gobierno del Brasil en sólo dos meses, aprobando una ley incluyente que Lula firmó. También actuó con mayor protagonismo en las negociaciones mundiales del cambio climático, comentó Odet Grajew, de la Unión Global para la Sustentabilidad (UGS). Inspirada en ese ejemplo, la UGS pretende reproducirlo a nivel mundial, con ciudadanos, científicos, y empresarios. Juntos definirían objetivos y acciones para frenar al cambio climático, que sean realistas pero ambiciosos a la vez, y que no estuvieran sujetos a las trabas políticas y el retardo de la burocracia internacional, que existen en las negociaciones mundiales. Con ese acuerdo colectivo social, empresarial, y científico, se podría interpelar a los gobiernos del mundo y decirles: “esto es lo que queremos que hagan”, remarcó Grajew. La iniciativa está en curso, pretende ser lanzada el próximo año, para alcanzar a impactar la emblemática cumbre Río +20, que se realizará en el 2012.
Leído 1862 veces Modificado por última vez el Martes, 10 Febrero 2015 17:12
Alain Muñoz

Alain Muñoz trabajó diez años en agencias publicitarias (1985 - 1995). Luego cambió la ciudad por la selva, empezando a trabajar con Parques Nacionales. Promovió la conservación de la naturaleza, estableció comunicación intercultural con pueblos indígenas, y buscó sensibilizar al público urbano. Escribió tres libros y numerosos artículos en la prensa. Ganó una de las Becas AVINA de Investigación Periodística para el Desarrollo Sostenible en 2008. Creó ECOcom, empresa especializada en comunicación para el Desarrollo Sostenible.

Web: twitter.com/alainmunoz

Lo último de Alain Muñoz

Artículos relacionados